Sexo,caza y fuerza mortal


“¿Guerreras?”
junio 13, 2006, 1:27 am
Filed under: ARGUMENTACIÓN CON OTROS AUTORES

En relación con otros autores, que exponen ideas sobre este tema, he encontrado argumentaciones como las de Jose Maria Tortosa, Catedrático de Sociología de
la Universidad de Alicante, que en un articulo encontrado que podreis leer en la sigueinte pagina:

http://www.ua.es/dossierprensa/1997/11/11/6.html

expone sus ideas acerca del papel de las mujeres en la guerras, muy parecidas a las de Marvin Harris.

 

Al igual que en el capitulo anterior, he encontrado un articulo de Francisca Martín-Cano, en el que habla de las “amazonas”, que eran la mujeres guerreras de la antigüedad en el que, entre sus frases se puede observar:

“Durante los últimos milenios se ha presentado mayoritariamente una imagen de la mujer como un ser indefenso, salvable y supeditado al poder y la protección masculina. Pero en todo el planeta y desde la prehistoria existe la figura anterior de la gran Diosa, no sólo como símbolo de la fecundidad y la vida, sino como salvadora y guerrera, que fue sustituida por los héroes masculinos, a veces literalmente.”

Articulo ampliado en siguiente dirección:

http://www.ulises-valiente.com/wakan/numero10/Mitos10.htm

Anuncios


”Sexo, caza y fuerza mortal”
junio 13, 2006, 1:22 am
Filed under: ARGUMENTACIÓN CON OTROS AUTORES

En relación con otros autores acerca de este tema, he encontrado información que en la mayoría de los casos esta de acuerdo en afirmar que las mujeres tenían un papel prácticamente igualitario  ante los hombres, puesto que ambas actividades, cazar y recolectar, estaban relacionadas entre si y tenían la misma importancia.

 Algunas de las informaciones que he encontrado sobre este tema lo defienden, como son por ejemplo la opinión de UNICEF:

            “Desde la prehistoria, las mujeres, como los hombres, han asumido un papel cultural particular. En sociedades de caza y recoleccion, las mujeres casi siempre eran las que recogían los productos vegetales, mientras que los hombres suministraban la carne mediante la caza. A causa de su conocimiento profundo de la flora, la mayor parte de los antropologos creen que fueron las mujeres quienes condujeron las sociedades antiguas hacia el Neolítico y se convirtieron en las primeras agricultoras”.

            Otra de las argumentaciones que he encontrado sobre el tema de la igualdad en las sociedades cazadoras-recolectoras, es el de la antropóloga, Peggy Reeves Sanday, que basando sus conclusiones en un estudio de 186 culturas planteo la siguiente hipótesis:

            “…en las más antiguas sociedades humanas, antes de la presión de población, las mujeres y los hombres habrían vivido de modo relativamente igualitario. Pero cuando con el aumento de sus miembros, el hambre, la migración forzosa o la guerra contra otros grupos se convirtieron en los únicos medios de supervivencia del grupo, aumentó la tendencia a someter a las mujeres.”            Otro personaje, Charles Higham, escritor y antropólogo, afirma también esta igualdad en las sociedades antiguas de esta forma:            “…Por lo general observamos que en los grupos de cazadores y recolectores son los hombres los que se dedican a la caza, mientras las mujeres se ocupan de la recolección. También es cierto, por norma general, que se obtiene mayor provecho recogiendo plantas que de la impredecible caza de animales para conseguir su carne (…). Esto, a su vez, nos sirve para insistir en la enorme importancia del trabajo de las mujeres, sea cual sea la sociedad que estudiemos.”             Por ultimo, he encontrado la definición de androcentrismo que significa: "todo centrado en el ser humano hombre” y a Francisca Martín Cano, profesora, escritora, investigadora en Antropología, Arqueología, Mitología, Religión y Astronomía que asegura lo siguiente:            “El androcentrismo ha permitido a los historiadores (casi exclusivamente varones hasta hace poco) hacer afirmaciones que implica la deducción de que "No sólo los roles de género no han cambiado desde
la Prehistoria, sino que el valor de la experiencia de la mujer en el pasado se considera similar al del presente."

Así han considerado a los varones prehistóricos como principales protagonistas y autores de los grandes avances de la humanidad, como si hubiesen sido los sujetos de género masculino, los únicos y más importantes humanos, desde inicio de la cultura humana hace unos 40.000 años, que tomaban todas las decisiones, tanto en cuando a la satisfacción de su sexualidad, como en la búsqueda de los alimentos para sí mismos o para "su familia": esposa e hijos; los que subordinaban a las mujeres; los que decidían a dónde ir, qué hacer, qué herramienta fabricar, o a dónde emigrar en busca de regiones más cálidas o con mayor abundancia de alimentos….
A la vez, esa visión androcéntrica, ha permitido a los historiadores presentar a las mujeres muy pasivas y aisladas, esperando que un cazador le trajese el alimento para sus hijos, y además totalmente subordinadas sexualmente a los mantenedores de los que dependían.”



El Porqué de la guerra
junio 12, 2006, 5:18 pm
Filed under: ARGUMENTACIÓN CON OTROS AUTORES

Este capítulo trata sobre la sociedad y su configuración desde tiempos remotos y el papel que tiene la mujer en comparación con el hombre. Por ello se decidió comparar esto con la opinión que da Chris Harman hablando de "El origen de la opresión de las mujeres".

    "Los marxistas revolucionarios se diferencian de todas las demás personas que defienden la liberación de las mujeres en un aspecto importante. Nosotros no creemos que la opresión de las mujeres sea algo que haya existido siempre, ya sea por causa de diferencias biológicas entre los sexos o por algo inherente a la mente masculina. Sostenemos que la opresión de las mujeres surgió en un punto particular de la historia, en el momento en que la sociedad comenzó a estar dividida en clases. Estas divisiones comenzaron una vez que el avance de las fuerzas productivas permitió a los seres humanos producir un excedente superior a lo que era necesario para la subsistencia del conjunto de la sociedad.

    En este momento, las diferencias biológicas entre hombres y mujeres tomaron una importancia que nunca había tenido antes. Con la carga del cuidado de los hijos, las mujeres tendían a ser encauzadas hacia ciertos papeles productivos y quedaban fuera de otros. Así, por ejemplo, cuando las sociedades pasaron del cultivo con azada, que puede ser realizado por mujeres, se tendió a dejarlas de lado y el excedente pasó a ser controlado por hombres.

    El capitalismo no se mueve por el deseo de mantener a la familia( y con ella a la opresión de las mujeres ). Por esto, la familia capitalista no es algo fijo, una entidad sin alteración. Como Marx y Engels apuntaron en el Manifiesto Comunista, el impulso de acumular significa una continua reforma de las instituciones que el capitalismo mismo habia creado." (…)